lunes, 11 de mayo de 2009

Cómo quitarle el aliento a un globo


Tomaré al globo por sorpresa:

Saldré a su encuentro

Y le haré ¡BU!

Ok, no quiero que me vea:

Llegaré a él antes de la gravedad

cuando feliz, se entretenga

con el techo o con el piso.

O mejor: me haré de un gato

y llamaré a un niño.

Los mantendré alejados

y bastante llamativos

y el globo ingenuamente

temerá las manos

pegajosas del pequeño

o las garras letales del minino.

Y así, cuando despacito

me acerque a hacerle ¡BU!

tendrá un sobresalto tan bonito

que crecerá aún más dentro de sí

y al mirarme, de puro alivio

va a suspirar,

Y el suspiro su nudo deshará

Y morirá feliz con su destino.

2 comentarios:

Filocronopio dijo...

Me ha encantado.


Me agazaparé cuando esté con los globos.

Otramaría dijo...

jajaj, pero yo sólo quería asustarlo un poquito u.u

Y ten cuidado, porque quien con globos anda...